Real Potosí pierde en un partido vergonzoso

APG

Real Potosí perdió contra Guabirá por 0-2, en condición de local, dejando una mala imagen por las cuatro expulsiones que sufrió, la agresión física de su presidente, Wilson Gutiérrez, contra uno de los árbitros asistentes en el intermedio del partido, donde a falta de siete minutos el árbitro José Jordán concluyó el encuentro por walk over técnico por la lesión de Diego Rivero dejando a los anfitriones con seis hombres.

Los lilas tenían la misión de ganar para forzar a un tercer partido contra Guabirá por la clasificación a la Copa Sudamericana 2019, pero en los minutos finales del primer tiempo todo lo planificado se vino abajo con las primeras expulsiones y el primer gol de los azucareros. Al final, la dirigencia responsabilizó de este fracaso a la actuación de la terna arbitral por la cantidad de las rojas.

Los azucareros abrieron la cuenta a los 44 minutos con el tanto de Juan Montenegro, luego de un primer tiempo con dominio de los lilas y con ataques que obligaron al arquero Luis Cárdenas a hacer intervenciones de mérito. El segundo gol subió al marcador a los 69 minutos, con José Alfredo Castillo como autor, dejando por el suelo cualquier intento del local de cambiar el rumbo, y con los visitante celebrando su segunda clasificación consecutiva a la Sudamericana.

La tragedia de Real Potosí comenzó con la expulsión de Darwin Peña, a los 37 minutos, por un reclamo enérgico por una decisión arbitral. La segunda roja apareció a los 46 minutos contra Juan Pablo Alemán por una falta.

Finalizado el primer tiempo, el titular de los realistas ingresó al campo de juego para reclamar por estas dos expulsiones, y fue directo contra el árbitro asistente, Edward Saavedra, a quien alcanzó a golpear. La tensión que generó esa reacción fue calmada con la intervención de efectivos policiales y miembros de la banca de suplentes. El entrenador interino, Néstor Cari no se salvó de la roja en medio de la trifulca.

De regreso a las acciones, el segundo tiempo, Real Potosí arrancó en inferioridad numérica y veía posible revertir la cuenta, porque la diferencia era mínima (0-1). Ese entusiasmo se apagó con la roja para Limbert Méndez (m.59) y la cuarta cartulina roja fue para Aldo Gallardo (m.81) provocando la invasión de las bancas de ambos elencos.

El incidente pudo pasar a mayores; sin embargo, no sucedió así y algunos futbolistas lilas empezaron a dejar el terreno para dirigirse a los vestuarios. Una vez que el campo quedó libre de agentes externos el juego se reinició y Diego Rivero indicó que no podía continuar, debido a una lesión y con seis hombres Real Potosí no podía continuar dejando a Jordán la decisión de dar el walk over técnico.