Resoluciones del TSE ¿»nulas de pleno derecho»?

Dr. DAEN. Wenceslao Jáuregui

No quepa duda que el Tribunal Supremo Electoral ha permitido se viole la Constitución por quienes para ejercer funciones públicas no han cumplido con lo que manda la Ley 269, respecto a que todo servidor público debe «hablar y escribir un idioma nativo a nivel comunicativo». El presidente Evo Morales Ayma, el vicepresidente Álvaro García Linera, así como los ministros, diputados, senadores, miembros del TSE, del Órgano Judicial, FF.AA., Policía Nacional, etc., son «servidores públicos».

Rafael Quispe, al margen de su posición sectaria, partidaria, pide que el TSE dé a conocer si los candidatos a las primarias, para posteriormente ir a elecciones generales, presentaron o no exámenes de conocer, «hablar y escribir», muy bien, algún idioma nativo, aymara, quechua, tupiguaraní, ayoreo, etc.

Según declaración del dirigente aymara Felipe Quispe, «El Mallku», los exmiembros del Tribunal Constitucional Plurinacional, entre ellos Rudy Flores y los demás», tampoco saben hablar ni escribir «algún idioma nativo.

El TSE permitió se viole la Ley 269 al no exigir oportunamente que los postulantes y candidatos a servidores públicos, presenten documentación fehaciente de que saben un idioma nativo, mismos que debían haber rendido prueba de sus conocimientos en forma pública, cual plantea el diputado Rafael Quispe.

El Art. 24 de la CPEP señala que «toda persona tiene derecho a la petición de manera individual, sea oral, escrita, y a la obtención de respuesta formal y pronta. Para el ejercicio de este derecho no se exigirá más requisito que la identificación del peticionario».

Por lo cual, los miembros del TSE deben hacer conocer, con documentación en mano y certificación de alguna universidad pública y/o privada, que saben hablar y escribir un idioma nativo y lo mismo los candidatos a las primarias.

Mientras tanto, como señalan diputados de UD «deben quedar nulas de pleno derecho las Resoluciones dictadas por el TSE», y la Ley de Partidos, toda vez que los senadores y diputados del oficialismo tampoco acreditaron saber, hablar y escribir, algún idioma nativo.

«La caja de Pandora «se abrió y los políticos no saben cómo intentar, mediante demagogia, convencer que cumplieron con lo que manda la Ley 269.