Responsabilidad de Revilla y concejales

Dr. DAEN Wenceslao Jáuregui

Preocupa las declaraciones del alcalde Luis Revilla con referencia al deslizamiento ocurrido que afecta a más de noventa familias.

Lo que asombra es que los concejales del Municipio paceño mantienen un silencio cómplice por cuanto no efectuaron sesión de emergencia para determinar las medidas inmediatas que debe adoptar el Ejecutivo, es decir Revilla.

Algunas causas para el deslizamiento: El municipio tiene planos en los que se determina zonas inestables o calificadas como zonas negras de alto riesgo.

Teniendo conocimiento, que en la zona del deslizamiento se permitió la construcción de viviendas y construcciones de edificios de varios pisos, en muchos casos sin tener autorización de inicio de obras, concluido los trabajos por la sección “Regularización de Construcciones Fuera de Norma” fueron aprobadas previo pago de multas y el costo que significa por metro cuadrado utilizado.

Resulta increíble que al presente se señale que la zona era un relleno sanitario de basura, cuando el Alcalde y Concejales tenían la responsabilidad de prevenir riesgos ante las precipitaciones pluviales, revisión de cámaras pluviales en los inmuebles, conexiones de alcantarillado, etc.

Cómo es posible que después de estar 18 años en ejercicio de funciones en la Alcaldía, no se hubieran dado cuenta que los vertederos y basureros no estaban equipados para recoger, almacenar y tratar los lixiviados.

Se debía efectuar estudio de suelos por lo menos cada tres años y verificar si los vertederos disponían de capas impermeables con material plástico duro y no corrosivo, tubos de drenaje y sistemas de filtración de escorrentía para controlar los lixiviados.

Si era de conocimiento de ellos la existencia de infiltración de agua en varias zonas, entre las que necesariamente por estudio de suelos se haya determinado que el relleno sanitario, de la zona de deslizamiento, no contaba con protección, ¿cómo así otorgaron línea en nivel, permiso de construcción, o que la sección regularización no haya exigido a los arquitectos, geólogos e ingenieros de la comuna, la revisión de la zona en que se había asentado muchísimas familias?

Lo grave es que si sigue lloviendo la mazamorra podría afectar a otras zonas o debilitar la consistencia de suelos de otros vecindarios.

El municipio de La Paz se ha convertido en recaudador de impuestos, patentes, multas, otorgación y cobro por parqueos en arterias públicas, sumas que no se sabe a cuánto ascienden. Como la responsabilidad no se delega, el burgomaestre Revilla y los concejales deben rendir cuentas de sus actos, por el desgraciado y lamentable deslizamiento que pone en situación de indefensión económica, humana, a los damnificados.

Surgen voces en que la responsabilidad no solo es de carácter administrativo sino también penal y civil, por la pérdida de vidas humanas.

Revilla se dedica a efectuar proselitismo político. No hay dónde perderse, al alcalde y los concejales han incurrido en incumplimiento de deberes comunales, administrativo y técnicos, motivo por el que pueden ser demandados en la vía penal y civil, para sanción por los delitos y resarcimiento económico.