Revilla debe informar por parqueos

Dr. Gonzalo Torres M.

Primero fueron las vendedoras de mercadería, luego gremiales y al presente el Alcalde Municipal de La Paz, que obstaculiza el libre tránsito de vehículos al haber parcelado arterias públicas para parqueo.

Los espacios de calles y avenidas se hicieron para la circulación de vehículos mucho más cuando se requiere sea fluida y los ciudadanos al salir de su trabajo puedan contar con movilidades que sin contratiempos los lleven a su destino.

El alcalde Luis Revilla desconoce, al parecer, que espacios de calles, avenidas, plazas, no son del municipio, sino de los habitantes de la ciudad, porque pagan impuestos anuales, otro tanto lo hacen quienes son propietarios de automotores.

El concepto urbano, significa que los espacios de superficie de calles y avenidas, es propiedad de quienes están radicados en la ciudad.

Por ello es lamentable que el Alcalde haya ordenado el parcelamiento de superficies de calles y avenidas con el fin de recaudar muchísimo dinero por concepto de parqueo, en los hechos representa un doble impuesto (imposición). Lo que la ciudad de La Paz requiere son espacios de libre tránsito sin obstáculo alguno, dado el incremento de trufis, minibuses, Pumakataris, taxis, vagonetas, camionetas y camiones de altísimo tonelaje, mezcladoras de cemento y arena, que sobrepasa de 14 toneladas.

El Alcalde que viaja al exterior, debió darse cuenta que en las grandes ciudades donde circulan muchísimos vehículos no hay parqueos del municipio, existen edificios de parqueo sean públicos o privados.

Es el colmo que calles y avenidas de la ciudad de La Paz, por su topografía sobre todo, haya sido convertida en espacios de recaudación de dinero por minutos u horas. En la lógica de tener ciudades más ordenadas, limpias y de fluido tránsito, el haber utilizado espacios públicos para cobrar parqueo, requiere explicación e informe de recaudación diaria, semanal, mensual, por dicho concepto, y de las multas con traslado de automotores en grúa.

Quienes tengan que movilizarse a lugares céntricos, lo tendrían que hacer en movilidades de servicio público, para evitar pagar parqueo callejero que impide el libre flujo vehicular.

Por lo tanto, se impone que el alcalde Luis Revilla informe a cuánto asciende la recaudación por día, semana, mes, por parqueo cobrado, multas por traslado en grúa de “infractores”, por haberse pasado dos o tres minutos, y cuántos parqueos existen.

Quién autorizó esa clase de atentado en contra de los derechos que tienen los ciudadanos de contar con calles y avenidas libres de obstaculización.

A los impuestos sobredimensionados que se cobra por inmuebles, vehículos, recojo de basura, alumbrado público, ahora se suma el atropello a los derechos de los habitantes de la urbe, con parqueos y montos elevados, no autorizado por el Senado.

La Asamblea Legislativa Plurinacional debe convocar a informe oral al burgomaestre de La Paz.