S.O.S. de explosión supersónica en el mundo

El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, advirtió a los líderes mundiales los riesgos políticos que acechan al orden mundial debido a una serie de factores comunes que inducen a “un punto de quiebre”, mientras la cooperación es cada vez más difícil. “El orden mundial es cada vez más caótico. Las relaciones de poder son menos claras” y el mundo debe soportar la división y el populismo. Las afirmaciones de Guterres se dieron en el marco de los debates de la Asamblea General de la ONU, a tiempo de advertir que «los valores universales están erosionándose.

“Los principios democráticos están bajo asedio. El estado de derecho está siendo minado. La impunidad está en alza con líderes y Estados empujando los límites en casa y en la arena internacional”, dijo Guterres. Las agencias internacionales de noticias se convirtieron en cajas de resonancia del discurso del Secretario General de la ONU por las connotaciones que lleva. Se trata de expresiones que muestran el oscuro panorama de la humanidad que «está perdiendo la esperanza» en las instituciones y sufriendo por el aumento de la desigualdad.

“Deploro el hecho de que «los migrantes y refugiados siguen enfrentándose a la discriminación y la demagogia en el contexto de una cooperación internacional claramente insuficiente”. Hizo referencia a las acciones hostiles como el “cierre de fronteras a la inmigración regular”, las violaciones de los derechos humanos en el contexto de la lucha contra el terrorismo y a aquellos dirigentes que ven a los vecinos como peligros.

Exhorto a los gobernantes del planeta a “cambiar este rumbo y de resolver los desafíos que se nos plantean. Debemos movernos basándonos en hechos, no por miedo y apoyándonos en la razón y no en ilusiones”, decía Guterres. “Hoy, con cambios en el equilibrio de poder, el riesgo de la confrontación puede aumentar”, advirtió Guterres.

No citó a ningún país específicamente, pero sin duda las reflexiones encajan en la actuación de muchos gobernantes de los 130 que asistieron a las sesiones de la ONU. Por ejemplo, hay que recordar que el gobierno norteamericano se muestra desconfiado en los tratados internacionales, y abandonó el acuerdo nuclear con Irán, se apartó de los acuerdos sobre el clima de París, y ha optado por mirar primeros los problemas internos dejando los temas internacionales.

Diplomáticos estadounidenses dicen que la posición del gobierno norteamericano, según las agencias de noticias, han envalentonado a Rusia y China para avanzar en su visión de un orden mundial en el cual los derechos humanos pasan a un segundo lugar, detrás del desarrollo y los derechos soberanos. Guterres reconoció que los esfuerzos de paz están fracasando y que las normas humanitarias internacionales están colapsando. “Hay indignación frente a nuestra inhabilidad para poner fin a las guerras en Siria, Yemen y otros lugares”, dijo. La solución de dos Estados para el conflicto de Israel y Palestina está cada vez “más y más distante” mientras la amenaza nuclear «no se ha alejado», dijo.

Lo cierto es que el mundo enfrenta graves problemas que no pueden esperar soluciones a medias, como el cambio climático que se agrava día a día si no se adoptan medidas inmediatas para reducir la emisión los gases de efecto invernadero, el mundo corre el riesgo de un calentamiento acelerado. “El cambio climático avanza más rápido que nosotros, y su velocidad ha provocado un SOS. de explosión supersónica en el mundo”, dijo el secretario general de la ONU.