Se consolida uso de puertos peruanos

Existe optimismo por un mejor aprovechamiento de los puertos peruanos y especialmente de Ilo. Son varias las señales de una dirección cada vez más concentrada en objetivos comunes de las relaciones de Bolivia y Perú, no solamente por las reuniones de gabinete conjunto que fortalecieron el compromiso de la cooperación bilateral, sino porque hay hechos concretos que demuestran avances. La llegada de importantes volúmenes de carga boliviana al puerto de Ilo es una muestra que pone en evidencia la factibilidad de un proyecto irresponsablemente postergado, pese a la necesidad imperiosa de lograr alternativas a los puertos chilenos.

Precisamente ayer un barco con más de trece mil toneladas de carga boliviana arribó al puerto peruano de Ilo. Se trata de un simbólico hecho que demuestra que es posible utilizar puertos alternativos. El presidente Evo Morales fue hasta ese puerto para ver la llegada del barco y el traslado de la mercadería, y recibió explicaciones sobre las facilidades portuarias en esa terminal. El canciller boliviano, Diego Pary, aseguró que Bolivia apoyará todos los esfuerzos que realice Perú para el desarrollo y potenciamiento del puerto de Ilo, para la recepción y envío de la mercadería boliviana.

El puerto puede trabajar 24 horas y no tiene problemas como en el lado chileno, donde se atiende en horarios de oficina. El canciller dijo que ahora todo está en manos de los empresarios, a quienes se les explicó las ventajas que ofrece Ilo. La carga en frontera puede ser despachada en cuestión de horas, pero además hay facilidades en materia aduanera, migración y otras como la homologación de las licencias de conducir o la compatibilización de la normativa de sanidad agropecuaria.

Ya anteriormente se anunció que este año podría consolidarse el traslado a puertos peruanos de gran parte de la carga boliviana que hoy se manipula en puertos chilenos. El director de la Administración de Servicios Portuarios de Bolivia (ASP-B), David Sánchez, según publicaciones de prensa, considera que existen importantes avances en las gestiones encaminadas a hacer operables y atractivos en condiciones y tarifas, el puerto de Ilo y otros puertos peruanos.

El funcionario considera que hay mejores condiciones para ofrecer al importador y exportador la posibilidad de re-direccionar la carga por el puerto de Ilo. Anteriormente se suscribió una Declaración conjunta que incluye 28 temas comunes. En esa oportunidad el ex mandatario peruano Pedro Pablo Kuczynski, categóricamente afirmó que “se ha trabajado en la idea de un puerto de Bolivia en el océano Pacífico”. Es algo que ya se ha firmado varias veces, y queremos que sea realidad decía el ex presidente. El actual mandatario peruano también ratifico esta intención demostrando que la política exterior peruana no es voluble y se mantiene como política de Estado. Es más, en varias oportunidades se anunció que “Perú mantiene su más amplio espíritu de solidaridad y comprensión en relación a la situación de mediterraneidad que afecta a Bolivia».

En la agenda con Perú, también se tomó en cuenta el interés y voluntad de ambos países de impulsar el proyecto de Corredor Ferroviario Bioceánico de Integración (CFBI), que uniría el puerto brasileño de Santos, en la costa atlántica de Suramérica, con el de Ilo, en la costa del océano Pacífico, pasando por La Paz. Uno de los temas sobre los que parece que se está tomando conciencia de la magnitud del problema es el comercio exterior y la necesidad de volcar las exportaciones e importaciones nacionales por puertos peruanos.

Cada vez un importante segmento del comercio se está dirigiendo hacia puertos de Perú. Evidentemente, el año pasado aumentó el flujo de carga boliviana por el puerto de Matarani. Este cambio de actitud es importante porque el comercio exterior del país tiene que estar enmarcado dentro de las políticas nacionales, y para nadie es un secreto que el paso por Chile es cada vez más complicado.

Pero hay un tema pendiente que sigue postergado. Recordemos que Perú ofreció a Bolivia una zona franca y la posibilidad de construir un “mega puerto” en Ilo, para que nuestro país lo administre por 99 años. El proyecto implica establecer toda la infraestructura portuaria, vías de acceso, apoyo logístico, urbanización para la población civil con todo lo que ello significa, y varios otros factores inherentes a una nueva ciudad portuaria. Se trata de un ambicioso proyecto que nace de la relación de Bolivia y Perú, fundada en lazos ancestrales.