Senasag asegura que no hay “arroz plástico” en Bolivia

El director del Servicio Nacional de Seguridad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), Javier Suárez, descartó ayer, luego de un operativo realizado junto a las intendencias municipales y Defensa del consumidor, la presencia de “arroz plástico” en el país y advirtió que se incrementaron los controles en centros de abasto, ante afirmaciones de que ese producto está adulterado.

“En coordinación con las intendencias hemos verificado en los puntos de venta del país que no existe anormalidad en los productos, específicamente del arroz”, informó.

“Por el momento nosotros damos a conocer que el arroz que se ha estado verificando en los puntos de expendio, en coordinación con diversos factores que tiene que ver con Defensa del Consumidor, con las intendencias municipales, no se ha detectado la presencia de un arroz plástico en nuestro país”, acotó.

Suárez indicó que la prueba rápida de sumergir el arroz en agua descarta esa posibilidad, pero para tener un resultado más científico, añadió, se someterán las muestras a laboratorio y hasta el miércoles se tendrán los resultados finales.

Suárez dijo que recibieron denuncias de supuesta adulteración de arroz desde Tarija, Potosí, Santa Cruz y Cochabamba, por lo que el fin de semana recogieron muestras en los centros de abasto, que serán analizadas en los laboratorios del Senasag.

Anunció que se prevé que las pruebas científicas serán dadas a conocer en el transcurso de esta semana.

Remarcó que “damos a conocer que el arroz que se ha estado verificando no es plástico (…), estas denuncias están circulando en las redes sociales desde 2015, en México y en Perú”, agregó.

Recomendó a la población denunciar al Senasag cualquier adulteración del producto.

El funcionario indicó que en los 47 puntos de control interno a nivel nacional y en los 21 puestos de control internacional no detectaron la presencia de algún arroz que tenga procedencia de otros continentes. “Estoy hablando que la importación de arroz solo se realiza de Brasil y de Argentina”, apuntó.

Por su parte, el embajador de China en La Paz, Liang Yu, rechazó que el arroz de “plástico”, que está generando mucha susceptibilidad en la población, provenga de su país. Yu pidió una sanción drástica a los comerciantes que quieren ganar mediante el engaño.

“No está comprobado que viene de China, es un fenómeno que creo que en otros lugares del mundo ha pasado”, expresó el diplomático.

Mientras, la Alcaldía de La Paz anunció en un comunicado que desde ayer intensificó el control “en mercados, supermercados y otras actividades económicas ante la posible venta de arroz plástico de industria china”.

Los controles que comenzaron días atrás en mercados de abasto, sin que se localizara este producto, se ampliaron esta fecha “a todas las actividades que expenden alimentos”, explicó.

La Alcaldía detalló que las inspecciones se realizaron tras conocerse denuncias por la comercialización del conocido como arroz plástico en otras ciudades del país como Quillacollo, Cobija y Santa Cruz.

La institución recomendó a los comerciantes que oferten solo productos con etiqueta autorizada por el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) de Bolivia, “a fin de garantizar la salubridad”.

Por su parte, el gerente general del privado Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, aseguró que existe una “denuncia formal” en la ciudad de Potosí, donde el Senasag retiró el producto sospechoso y lo envió a laboratorio.

Rodríguez, cuya institución asesora al sector exportador, agregó que en el caso de Quillacollo se descartó que se trate del arroz plástico, pero el instituto reclama la intervención de las autoridades para “no en caer en una psicosis” ante estas denuncias.

El gerente añadió que el IBCE solicitó a la Aduana Nacional de Bolivia que verifique si este tipo de producto pudo entrar de contrabando en el país, ya que además del “engaño” al consumidor, conllevaría un problema de seguridad alimentaria.

Asimismo, apuntó que en otros países como Colombia o Perú hubo tiempo atrás denuncias similares, por la supuesta venta de un arroz que al cocinarlo se convierte en una masa de color negro.

El año pasado la Cámara Induarroz, que reúne a las industrias arroceras de Colombia, aseguró que los vídeos en redes sociales sobre la comercialización de arroz plástico en el país carecían de validez.