Sindicatos advierten a Macri que no habrá tregua si no vira rumbo tras huelga

EFE

La Confederación General del Trabajo (CGT), la mayor central obrera de Argentina, advirtió al presidente Mauricio Macri que, si no cambia el rumbo de la política económica, “no habrá tregua” por parte del sindicalismo que ha protagonizado este martes una “contundente” huelga general.

La medida de fuerza, la cuarta que afronta Macri desde su llegada a la Casa Rosada a finales de 2015, tuvo, según los gremios convocantes, un “alto acatamiento” y se notó con fuerza en sectores como el comercio y la industria y un paro total de actividades en el transporte.

“Se ha dicho hasta el cansancio que no hay plan B. Debemos decir, desde aquí, con respeto por las instituciones, que, si no hay plan B, tampoco va a haber tregua del movimiento sindical argentino”, advirtió en una rueda de prensa Juan Carlos Schmid, uno de los miembros del triunvirato que conduce la CGT.

La huelga de 24 horas convocada por la CGT -integrada por gremios de tradición peronista- contó con la adhesión de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), la segunda central sindical del país, que desde el mediodía del lunes realiza un paro de 36 horas.

Los diversos sectores de la CTA realizaron este lunes una masiva protesta en Buenos Aires, que fue acompañada por organizaciones sociales y agrupaciones políticas de izquierda, que volvieron a manifestarse en algunos puntos de la capital y su periferia.

“Este contundente paro, que fue acompañado por todo el movimiento obrero de Argentina y que ayer vio miles de manifestantes en la calle y hoy millones de trabajadores en una medida de fuerza, es para decirle al Gobierno que hay que cambiar de rumbo”, dijo Héctor Daer, otro de los miembros del triunvirato de la CGT.

Los líderes sindicales insistieron en reclamar al Gobierno un viraje pues, a su juicio, el plan económico “ha fracasado” ya que hay “una crisis descomunal” que “se agrava arriesgadamente en el plano social”.

Con una economía en recesión, una inflación proyectada para este año en un 42 % y negociaciones salariales cerradas muy por debajo de ese nivel, Schmid afirmó que “las paritarias se tornan insuficientes frente a un programa económico que cada vez deteriora más el valor de la moneda”.

“Pulverizaron nuestra moneda, aumentaron los precios, dolarizaron el precio de los alimentos y los servicios”, coincidió Daer, quien remarcó que a ello se suma la “pretensión” del Gobierno de creer que la salida a la crisis debe ser el “ajuste” fiscal.

Los líderes sindicales también cuestionaron el acuerdo que Macri negocia con el Fondo Monetario Internacional y la renuncia de Luis Caputo como presidente del Banco Central argentino, una decisión que calificaron de “irresponsable” y que, según su punto de vista, “demuestra las tensiones internas” en el Gobierno.

Además, Daer reclamó a Macri, que este lunes, desde Estados Unidos, donde está de visita, dejó ver su intención de competir en las presidenciales de 2019, que “no piense en la reelección” sino en gobernar para completar su mandato y en diciembre del próximo año “democráticamente entrega el poder”.

“Estamos convencidos de que la salida a esto es política. Por eso es necesario un debate y la unidad de todo el campo nacional y popular, con eje en el peronismo, para poder, no solo ganar una elección, sino sacar al país del estancamiento”, aseveró.

Ante la medida de fuerza y las manifestaciones de los sindicatos y otros sectores opositores, el ministro de Producción y Trabajo argentino, Dante Sica, dijo que el Gobierno “seguirá manteniendo el diálogo” y “en contacto con los gremios para poder superar esta coyuntura”.

“Creo que hay que mirar lo que nos reclama la CGT, que ello consideran que es legítimo y nosotros consideramos que no es el momento oportuno”, dijo Sica a radio Continental, de Buenos Aires.

El ministro dijo que hay “muchos trabajadores” que han logrado este año un alza salarial promedio del 30 % y destacó que hay negociaciones que se están reabriendo para compensar en parte el efecto de la inflación.