SPD alemán “necesita tiempo” para llegar a acuerdo migratorio con Merkel

El vicecanciller alemán, Olaf Scholz, dijo que su agrupación, el Partido Socialdemócrata (SPD), todavía necesita tiempo para llegar a un acuerdo con el bloque conservador de la canciller Angela Merkel, en torno al tema de la migración, “No se podía esperar que resolviéramos hoy todos los temas relacionados con la migración”, dijo Scholz tras una reunión de las cúpulas de los partidos de la gran coalición de Gobierno.

“Hay progresos pero todavía necesitamos tiempo para llegar a acuerdos que nos permitan tomar medidas claras y que no generen complicaciones legales”, dijo Scholz.

También la presidenta del SPD, Andrea Nahles, dijo que se han producido “progresos pero también quedan muchas cuestiones sin resolver”.

Las cúpulas de los partidos tienen planificado volver a reunirse el jueves para seguir aproximando posiciones.

Mañana, a primera hora, habrá una reunión del grupo parlamentario del SPD para abordar la posición del partido en la crisis migratoria.

Después, empezará en el Bundestag el debate general de los presupuestos, con un discurso de Angela Merkel quien llega a esa instancia justo en momentos marcados por el conato de crisis dentro de la coalición.

El tema migratorio había generado una profunda discrepancia entre los dos partidos del bloque conservador, la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y la Unión Socialcristiana (CSU) del ministro de Interior, Horst Seehofer.

Seehofer estuvo incluso al borde de la dimisión ante la resistencia de Merkel a aceptar medidas unilaterales y sin previo acuerdo con los socios europeos para reducir el flujo migratorio.

Concretamente, Seehofer quería poner automáticamente en la frontera a los peticionarios de asilo que hubieran sido registrados en otro país europeo.

Finalmente, las dos agrupaciones, consideradas partidos hermanos y que tienen un grupo parlamentario común, llegaron a un principio de acuerdo que, sin embargo, todavía tiene que ser aceptado por los socialdemócratas.

Un punto clave del acuerdo entre la CDU y la CSU es la creación de centros de tránsito cerca de la frontera con Austria o en terceros países para decidir quién puede presentar su solicitud de asilo en Alemania y quién debe ser devuelto a su país de procedencia.

Ya en 2015, cuando estalló la crisis migratoria, el SPD rechazó la posibilidad de crear esos tipos de centros.

Además, dentro del SPD se cree que todavía no hay claridad sobre las condiciones del compromiso logrado entre la CDU y CSU ya que el mismo contempla acuerdos con terceros países que todavía no existen.

El SPD, por otra parte, considera que, paralelamente a las medidas que se tomen para reducir la migración ilegal, se debe crear una ley de inmigración que aclare el camino que deben seguir quienes quieran entrar legalmente a Alemania en busca de trabajo.

La discusión sobre la crisis migratoria se había convertido en un pulso personal entre Seehofer y Merkel y se llegó a temer que al final del mismo acabase la unidad del bloque conservador.

La CSU tiene elecciones regionales en Baviera en octubre y su mayoría absoluta está en peligro debido al ascenso de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) que ha hecho de la crítica a la política migratoria su principal baza electoral.

Seehofer y el primer ministro bávaro, Markus Söder, han apostado por endurecer las medidas para reducir el flujo migratorio como recurso para quitarle fuerza a AfD.

Sin embargo, desde que empezó la discusión la CSU ha perdido puntos en las encuestas de intención de voto.