Tensión política

El impulso de la actividad política se acentúa abriendo escenarios conflictivos que esta semana podrían alcanzar su máximo grado de tensión cuando el Tribunal Supremo Electoral (TSE) analice las candidaturas para las elecciones primarias, y dé curso o las inhabilite. El Órgano Electoral ya recibe presiones de la oposición y el oficialismo, mientras dos marchas de plataformas ciudadanas se acercan a la ciudad de sede de gobierno para exigir se cumpla la Constitución Política del Estado y se rechace la pretensión del binomio del MAS de ir a la reelección, por transgredir el Art, 168 de la ley de leyes del país.

La oposición, busca que el TSE inhabilite las candidaturas de Evo Morales y de Álvaro García Linera. Plataformas ciudadanas, cívicos y partidos políticos de oposición dieron a conocer su participación en un paro nacional para el 6 de diciembre. Aseguran que tienen respaldo en los nueve departamentos. Mientras, el Movimiento Al Socialismo (MAS) junto a Conalcam, la dirigencia de COB y las organizaciones campesinas respaldan el binomio oficialista, y exigen al TSE que cumpla el fallo del Tribunal Constitucional que avalar el derecho humano del presidente Morales a candidatear cuantas veces quiera.

El presidente del Comité pro Santa Cruz, Fernando Cuéllar, afirma que los comités cívicos del país ratificaron el apoyo del paro nacional. Reconoció que el comité de Pando no apoya la medida, pero que otras organizaciones e instituciones de ese distrito se sumaron a la protesta. Según versiones, en una reunión de comités cívicos realizada en la sede de gobierno, se ratificó la determinación de paralizar al país, y se logró el apoyo de las universidades y otras organizaciones, como los trabajadores de salud y magisterio, para que sean los defensores activos de la voluntad del pueblo, expresada en las urnas el 21 de febrero de 2016. También se exhortó a los políticos para que se sumen a la movilización.

De acuerdo a lo anunciado, el paro cívico nacional se llevará adelante con bloqueos de calles, avenidas, carreteras y fronteras.

Los cívicos creen que lograrán que la paralización sea total. El sector económico privado mediante las Cámaras de Comercio e Industria analizan todavía su posición, pero la Cámara de Exportadores de Santa Cruz (Cadex) acatará el movimiento cívico.

En el MAS se minimizan los preparativos de la oposición para el 6 de diciembre, y se asegura que las actividades serán normales. Por lo menos ese es el criterio de diputado oficialista Víctor Borda. Similar posición tiene el vicepresidente del MAS, Gerardo García, quién cree que la movilización reunirá a pocas personas. El oficialismo critica la decisión opositora de pretender paralizar al país y señala que un paro nacional tiene efectos económicos destructivos. Argumenta que las pérdidas en el aparato productivo son cuantiosas, mientras los movilizados sostienen que el daño para el país sería peor si se permite que “se consolide el autoritarismo, la demagogia y la corrupción”.