Tribunal Internacional llega a Bolivia para verificar violaciones a derechos indígenas

Una comisión del Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza visita Bolivia para constatar las denuncias contra el Gobierno boliviano de vulneraciones a los derechos de un grupo de indígenas asentados en una reserva natural, informó ayer una fuente que coordina esa llegada.

En declaraciones a Efe, el responsable de comunicación de esa visita e investigador de la Fundación Solón, Juan Pablo Neri, dijo que la llegada del tribunal “tiene que ver específicamente” con el proyecto gubernamental de construir una carretera que atraviese el Territorio Indígena y Parque Nacional Isoboro Sécure (Tipnis), declarada un área protegida.

El Tipnis es una reserva natural de cerca de 1,2 millones de hectáreas en el centro de Bolivia, entre las regiones de Cochabamba (centro) y Beni (noreste), donde viven unos 14.000 indígenas de las etnias trinitaria-moxeña, yuracaré y chimán, en 69 comunidades dispersas.

El proyecto carretero se enfrentó en 2011 a la resistencia de los indígenas de tierras bajas, que organizaron una gran marcha, desde Trinidad (centro) hasta La Paz, que finalizó con una ley promulgada por el presidente Evo Morales orientada a suspender su construcción.

Neri apuntó que la comisión revisará “todo el proceso desde el 2011”, ya que en todos esos años se han promulgado y derogado leyes que han derivado que la carretera “haya continuado construyéndose”.

“A pesar de que el Gobierno se comprometió a parar la obra, las obras de construcción han continuado”, complementó.

La comisión del Tribunal está integrada por Alberto Acosta (Ecuador), Tom Goldtooth (EE.UU.), Shannon Biggs (EE.UU.) y Enrique Viale (Argentina).

Su labor comenzará este miércoles en Santa Cruz, la ciudad más grande y poblada del país, y tiene previsto extenderse en los departamentos de Beni, Cochabamba y La Paz, hasta el 23 de agosto.

Neri indicó que el trabajo en Santa Cruz incluye una conferencia de prensa y reuniones con grupos urbanos de defensa del medioambiente.

El jueves la comisión se trasladará a Trinidad para sostener una agenda similar y luego viajar hasta una comunidad en la que se reunirán con autoridades, dirigentes y comunarios del Tipnis, sostuvo Neri.

Además habrá una visita a algunas comunidades de la reserva natural, programada el sábado.

El domingo la comitiva visitará una región del parque natural ocupada por productores de hoja de coca, cercanos al Gobierno y que apoyan la carretera, de manera que los integrantes de la delegación “conozcan la perspectiva de los habitantes de esta parte”, añadió.

La siguiente semana están programadas actividades en La Paz, donde se aguarda una reunión con autoridades del Gobierno, y Cochabamba, para sostener un encuentro con indígenas que se resisten a otros proyectos de magnitud encarados del Gobierno central.

Al propósito, Carlos Fabricano, uno de los dirigentes que representa al bloque de indígenas que respalda la construcción de la carretera, dijo que para ellos la visita de la comisión “no significa nada”.

Por el contrario, destacó “todo el desarrollo que se está haciendo en el Tipnis” durante los últimos años y negó que hayan existido vulneraciones a los derechos de los indígenas.

Asimismo, añadió que la carretera “es una necesidad”, ya que a su juicio fueron las comunidades las que la pidieron y sostuvo que quienes se oponen a la construcción de la vía son “afines a la oposición”.

En noviembre del año pasado una delegación de dirigentes indígenas que se oponen a la carretera expuso su caso ante el Tribunal Internacional durante la celebración de la COP23 en Bonn (Alemania).