UD formaliza denuncia de juicio de responsabilidades contra Guerrero

APG

El jefe de bancada de Unidad Demócrata (UD) en el Senado, Arturo Murillo, presentó ayer una denuncia para juicio de responsabilidades contra el fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, acusándolo de cuatro delitos, por las irregularidades en el caso Alexander.

Los tipos penales atribuidos a Guerrero son acusaciones falsas, incumplimiento de deberes, nombramientos ilegales, y uso indebido de influencias.

Murillo indicó que la denuncia se basa en las recientes revelaciones del caso Alexander, las cuales sostienen que no hubo violación y se condenó al médico Jhierry Fernández, con el informe de una forense sin experiencia y bajo la presión del fiscal Guerrero, reportó Erbol.

La denuncia fue presentada a la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, de acuerdo al procedimiento que establece la Ley 044 de Juzgamiento a Altas Autoridades.

Según dicha norma, la Presidenta de Diputados debe remitir la denuncia a la Comisión de Justicia Plural, donde el Comité del Ministerio Público debe realizar la investigación y definir si formaliza una imputación.

Se sumarán peticiones de juicio

La senadora opositora Carmen Eva Gonzales anunció que cuando Ramiro Guerrero concluya su mandato de Fiscal General del Estado, el próximo 23 de octubre, presentará un juicio penal para que responda por los presuntos delitos de incumplimiento de deberes, al haber permitido que una profesional médico sin título ejerza las funciones de perito del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF).

“Así como termine su mandato presentaré la denuncia ante la Fiscalía de La Paz para que Ramiro Guerrero se defienda desde el llano, alejado de su poder de influencia que tiene sobre los fiscales y asuma su responsabilidad en el caso del bebe Alexander, al haber presionado a fabricar culpables sin pruebas”, declaró la senadora.

Sostuvo que este caso Alexander cierra con “broche de oro” la gestión más negra de la historia del Ministerio Público en Bolivia, dado que durante la “era Guerrero”, la Fiscalía fue cómplice de varios casos de corrupción que implican a sus mismos fiscales de “cuello blanco” que para congraciarse con el poder, inventaban pruebas como en el caso terrorismo, violando incluso los derechos humanos en la etapa preliminar de investigación.

“Esta es otra prueba que tras seis años de gestión, Ramiro Guerrero está dejando una fiscalía ineficiente, corrupta y mafiosa porque fabricar pruebas para acusar a inocentes ciudadanos, es una forma de organización delincuencial al servicio del poder político”, manifestó.

Ramiro Guerrero fue posesionado el martes 23 de octubre de 2012 por el vicepresidente Álvaro García Linera, oportunidad en la que anunció que la Fiscalía del Estado no estará sometido a ningún poder, además que limpiará la corrupción, aspectos que la oposición cuestiona a poco de salir del cargo.