Un proyecto de ley modifica la edad laboral de menores

El pleno de la Cámara de Diputados aprobó ayer el Proyecto de Ley que modifica 11 artículos del Código Niña, Niño y Adolescente con el objetivo de adecuar esta norma a un fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), que establece que la edad laboral de los menores es de 14 años.

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, diputada Otilia Choque, explicó que en el parágrafo II del Artículo 129 Código Niña, Niño y Adolescente, se establecía como excepción que los adolescentes menores de 14 años pueden trabajar con una autorización especial, pero que esto era contradictorio con los tratados internacionales referidos al trabajo infantil, razón por la que se consultó su constitucionalidad al TCP.

“El TCP en su sentencia 025/2017 dijo que este artículo es inconstitucional basado en normativas como ser el Convenio 138 de la Organización Internacional del Trabajo, que establece la edad mínima de trabajo infantil los 15 años, y también en los convenios de derechos internacionales”, precisó.

Choque recordó que los tratados internacionales ratificados por la Asamblea Legislativa, tienen una jerarquía casi igual a la Constitución Política del Estado, razón por la que se hizo la consulta.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, explicó que la referida sentencia constitucional expulsó del ordenamiento jurídico del país el parágrafo II del Artículo 129 del Código Niña, Niño y Adolescente, por lo que ese artículo no necesita ser modificado mediante ley, ni derogado.

Añadió que los 11 artículos que guardaban alguna relación con el que fue modificado por este fallo, también deberían ser adecuados para que sea una norma coherente con la sentencia constitucional.

Asimismo, Montaño explicó que estas modificaciones establecen que los adolescentes pueden trabajar hasta ocho horas diarias y que su jornada no puede ser más allá de las 22:00 horas.

La medida responde a una realidad: a los menores se les hace muy difícil encontrar trabajo porque continúan estudiando y sus empleadores, lastimosamente, no quieren facilitar el tiempo para que sigan sus estudios.