Una fiesta boliviana de danza y color honra en Madrid a la Virgen de Urkupiña

Miles de bolivianos de toda España se reunieron ayer en el centro de Madrid para celebrar la festividad de la Virgen de Urkupiña, con la participación de unos 2.000 danzantes que interpretaron bailes folclóricos ataviados con vestidos de lentejuelas y cascabeles llenos de color.

El pasacalle recorrió el Paseo del Prado de la capital de España para rendir homenaje a la Patrona de la Integración de Bolivia, organizado por la Embajada de Bolivia en España, con la colaboración del Ayuntamiento.

“Esta es una fiesta de integración de todos los bolivianos en honor a la Virgen de Urkupiña, que celebra su aniversario el 15 de agosto, al igual que la Virgen de la Paloma de Madrid. Los bolivianos festejamos dando una pleitesía a la Virgen con una entrada folclórica”, explicó a Efe el embajador, Jorge Ramiro Tapia Sainz.

La imagen de Urkupiña es venerada desde el siglo XVIII, tras aparecerse María a la hija de una familia indígena campesina en la comarca de Cota, al sudoeste del municipio de Quillacollo, departamento boliviano de Cochabamba.

Según la tradición, la Virgen obra milagros, por lo que es venerada tanto dentro como fuera de Bolivia.

“En esta ocasión, en el centro de Madrid, lo estamos engalanado con nuestra música. Toda Bolivia está participando. Bolivia tiene los tres pisos ecológicos: tenemos valle, tenemos altiplano y tenemos una gran Amazonía. Hoy hemos integrado a todos los bolivianos”, apuntó el embajador.

Los congregados -también españoles y turistas-, pudieron disfrutar de la alegría de las danzas orientales bolivianas, como el Taquirari, o se asombraron con el ritmo frenético de la danza guerrera del Tinku, además de disfrutar de la espectacular vestimenta de la Morenada.

La comunidad boliviana también demostró su energía con los Caporales, otro baile típico, al que siguió el zapateo del Salay.

“Con el Ayuntamiento hemos llegado a un acuerdo e indican que no va a ser el último año que se celebre. Cada año en esta fecha los bolivianos vamos a demostrar nuestra riqueza cultural por el centro de Madrid”, precisó el embajador.

Resaltó además el “enorme despliegue de talento de las danzas bolivianas y los trajes hermosísimos”.

Todo esto tiene un significado de integración importante, según Tapia. “Nos sentimos ya partícipes de Madrid, de compartir sus gustos, aficiones, y también ese cariño que le tienen a nuestras danzas”.