Una multitud protesta en Argentina contra Macri en vísperas de huelga general

EFE

Miles de integrantes de sindicatos y organizaciones sociales de Argentina se movilizaron ayer en Buenos Aires para protestar contra la política económica del Gobierno en la antesala de la huelga general convocada para este martes, la cuarta que afronta el Ejecutivo que preside Mauricio Macri.

La movilización, que registró algunos incidentes entre manifestantes y fuerzas de seguridad en uno de los principales puentes de acceso a la capital, fue convocada por las dos alas de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), que, además ha iniciado un paro de 36 horas.

La marcha también contó con la participación del poderoso sindicato de Camioneros, liderado por Hugo Moyano, enfrentado con los actuales dirigentes de la Confederación General del Trabajo (CGT), la mayor central obrera del país y que ha convocado para este martes a una huelga general de 24 horas.

Asimismo, en la movilización, que concluyó con un multitudinario acto en la Plaza de Mayo, frente a la sede del Ejecutivo argentino, participaron numerosas organizaciones sociales y agrupaciones políticas de la izquierda y el kirchnerismo.

Con una economía en recesión, alta inflación y desempleo en ascenso, la protesta tiene como blanco las políticas puestas en marcha por Macri, a quien la huelga encuentra en Estados Unidos, donde asistirá a la asamblea de Naciones Unidas y se reunirá con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

“El presidente ahora está en Washington. Debe tener las rodillas entumecidas”, dijo el secretario general de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky.

El dirigente sindical vaticinó que la huelga general de mañana “le va a mostrar al mundo la foto de un país que le dice no al FMI”, organismo con el que el Gobierno argentino negocia un adelanto y una ampliación del acuerdo de asistencia financiera alcanzado en junio, por 50.000 millones de dólares y que incluye fuertes metas de ajuste fiscal.

“¿Quería una señal el FMI? La señal es ésta: un país parando. No al FMI. No al Presupuesto del FMI. No a los despidos. Sí a la dignidad y a la justicia social”, proclamó Yasky.

El secretario general de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, rechazó por su parte cualquier intento de reforma laboral y reclamó un “aumento de emergencia” en los ingresos de jubilados y trabajadores.

“Si hacen falta uno y mil paros, los haremos. Pero si no dan respuesta, hay que intensificar un plan de lucha que agrupe a todos los sectores en Argentina”, propuso Sergio Palazzo, secretario general de la Asociación Bancaria, quien llamó a “cambiar” el rumbo del país en las elecciones presidenciales del próximo año.

Otros, como el dirigente social Raúl Castells, coordinador nacional del Movimiento Independiente Justicia y Dignidad, reclamó “la renuncia de Macri, la convocatoria a elecciones anticipadas” para “refundar la Argentina sobre otras políticas”.

“Esto es un desastre. Éste el peor gobierno de la historia argentina desde el punto de vista de la política económica que implementan”, dijo a Efe Castells, quien denunció que “el nivel de hambre, de miseria y de sufrimiento que tiene el pueblo argentino”.

El secretario de Comunicación de la CTA de los Trabajadores, Carlos Girotti, sostuvo que “el pueblo argentino está sometido a una política salvaje de explotación”, que se expresa “en la caída del salario real, en la carestía de la vida, en la súperinflación y en la desvalorización de la moneda nacional”.

En declaraciones a Efe, Girotti destacó la importancia, no sólo de la huelga, sino también de manifestar la disconformidad en las calles y lamentó que el Gobierno, en vez de dialogar con los sindicatos, repriman las protestas.

“Ellos piensan que de esa manera van a poder contener la reacción del pueblo. Están equivocados. Estaremos una y otra vez en la calle para impedir que el ajuste y el hambre se adueñen de nuestro país”, advirtió.

Ante el fuerte reclamo salarial, el Gobierno aseveró que este no es “un momento oportuno” para hacer la huelga general.

“Seguimos pensando que no es un momento oportuno en este momento donde todos estamos haciendo un esfuerzo colectivo: empresarios, trabajadores y gobiernos provinciales para superar esta crisis”, expresó el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, en declaraciones a la prensa.