Uno de los reos más peligrosos de Bolivia muere apuñalado en la cárcel

Uno de los reclusos más peligrosos de Bolivia, Víctor Hugo Escobar Orellana, alias ‘Oti’, murió ayer durante una pelea con otro interno en un penal de máxima seguridad en el Altiplano de Bolivia, informó una fuente policial.

El director de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (FELCC) de La Paz, Jhonny Aguilera, dijo que la muerte del recluso “está confirmada” y que se produjo como consecuencia de “al menos 14 puñaladas” propinadas por otro recluso, Javier Flores Copa, alias ‘Tacubayo’.

“Fue herido e inmediatamente se lo trasladó a un hospital de la ciudad de Viacha (cercana a La Paz), donde posteriormente perdió la vida”, remarcó el jefe policial.

Algunos medios locales indicaron que el ataque ocurrió durante una pelea entre internos, si bien la Policía investiga en qué circunstancias se produjo, según Aguilera.

En marzo pasado, las autoridades bolivianas apuntaron a Escobar como el líder de una red delictiva que operaba en la cárcel de Palmasola, en Santa Cruz (este), la más grande, poblada y conflictiva del país.

La Policía boliviana ejecutó ese mismo mes un operativo para retomar el control de ese recinto, con el resultado de al menos siete reclusos fallecidos a causa de un cruce de fuego con las fuerzas de seguridad.

Aquella acción también derivó en el decomiso de armas y drogas, además de que salieron a la luz algunas comodidades de las que gozaban algunos grupos privilegiados de reclusos.

A raíz de esto, en mayo comenzó el traslado de los reos considerados más peligrosos a cárceles en otras regiones bolivianas.

Escobar fue enviado al penal de máxima seguridad de Chonchocoro, situado en el Altiplano boliviano, cerca de La Paz.

El comandante de la Policía de Santa Cruz, Alfonso Siles, también confirmó el deceso y recordó que Escobar cumplía una condena de 30 años de cárcel por el asesinato de dos policías en 2009.

“Extorsionaba, abusaba y violaba, cometía una serie de abusos en la cárcel”, dijo el oficial a los medios en Santa Cruz.