UNODC afirma que del total de coca en el mundo, 10% está en Bolivia

La superficie total de su cultivo en todo el mundo es 213.000 hectáreas. Colombia, Perú y Bolivia, en ese orden de importancia, cultivan la coca en su estado natural.

APG

El representante de la Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC) en Bolivia, Thierry Rostan, afirmó ayer que del total de la superficie de coca reportada en el mundo, Bolivia representa el 10%.

“Bolivia representó el 10% del cultivo mundial de coca en 2016, cuando el área cultivada de coca llegó a 23.100 hectáreas.

El incremento de 14% del cultivo de coca en Bolivia en 2016 terminó la tendencia descendente que comenzó en 2010, la cual fue el resultado, entre otros factores, de una política gubernamental basada en reducciones ‘voluntarias’ del cultivo de coca, que fue paralela a la erradicación, particularmente en parques nacionales y otras áreas en zonas de cultivo no permitidas”, explicó el representante de la ONU.

De acuerdo con el Informe Mundial sobre drogas 2018, ventilado ayer en La Paz, entre 2015 y 2016, el cultivo mundial de coca aumentó en un 36%.

Detalló que la superficie total de ese cultivo en todo el mundo es 213.000 hectáreas.

Colombia, Perú y Bolivia, en ese orden de importancia, cultivan la coca en su estado natural existente en el mundo.

Rostan dijo que las tendencias recientes en el área global bajo cultivo de coca fueron impulsadas en gran parte por los cambios en el cultivo de la hoja en Colombia.

Con 146.000 hectáreas de cultivo de coca, Colombia representa 68,5% del área de cultivo mundial, complementó.

Señaló que en Perú, el área bajo cultivo de coca, aumentó a 43.900 hectáreas en 2016, lo que equivale al 21% del área mundial de cultivos de coca.

Con referencia a Bolivia, aseguró que representó 10% del cultivo mundial, tomando en cuenta que los cocales llegaron a 23.100 hectáreas.

Añadió que en Bolivia se mantiene la tendencia descendente que comenzó en 2010, como resultado, entre otros factores, de una política gubernamental basada en reducciones “voluntarias” de cultivo de coca, paralela a la erradicación, particularmente en parques nacionales y otras áreas de cultivo no permitidas.

La producción mundial de cocaína en 2016 se estimó en 1.410 toneladas, que es la cifra más alta jamás registrada. Esta fabricación aumentó de 2015 a 2016 en 25%, hasta alcanzar una cifra mayor a 1.300 toneladas. La cantidad de cocaína incautada en todo el mundo en 2016 aumentó en un 23% respecto de 2015 para alcanzar el nivel más alto jamás registrado, de 1.129 toneladas.

En 2016, el número global de usuarios de cocaína aumentó a 18,2 millones, un 7% más que en 2015. Más de la mitad de todos los usuarios de cocaína residen en las Américas, principalmente en América del Norte (34% del total mundial), y casi una cuarta parte reside en Europa, especialmente en Europa occidental y central (casi un 20% del total mundial).

Al presentar el Informe Mundial sobre las Drogas 2018, Thierry Rostan también refirió que implementa con el Gobierno boliviano programas de interdicción al tráfico de sustancias controladas y la incineración de marihuana y cocaína confiscada al narcotráfico.

Recordó que en junio de este año la Unodc y el ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, firmaron un memorando de entendimiento para implementar el Programa Global de Control de Contenedores en la frontera occidental del país.

Rostan añadió que la puesta en marcha de esos proyectos demuestra los resultados alcanzados en la lucha contra el crimen organizado.