Valiosos aportes para el Seguro Único de Salud

Por iniciativa del gobierno se realizan reuniones en diferentes departamentos para aportar ideas dirigidas a la aplicación del Seguro Único de Salud (SUS). Ya comenzaron a surgir las primeras conclusiones que coinciden en señalar que la salud en Bolivia es uno de los sectores con mayores debilidades, tanto por la precaria preocupación y atención del gobierno, como por una serie de factores que van desde la vocación de los médicos hasta el caos del sistema que en su afán de dar salud a todos termina ofreciendo paliativos y deja a miles de enfermos sin acceso.

Lo peor es que se invierten desordenadamente en centros hospitalarios sin que exista una política claramente definida mediante proyectos integrales, y el resultado es que existen centros hospitalarios recién construidos, pero sin personal médico ni equipamiento y menos medicinas. Los médicos han realizados varios movimientos exigiendo mejor atención al sector, pero sus demandan fueron respondidas con represión.

Una de las primeras recomendaciones de las nuevas reuniones ha sido aumentar de 200 millones de dólares a 300 millones el presupuesto del primer año para hacer realidad el Seguro Único de Salud (SUS) Asimismo, se planteó eliminar la corrupción en los hospitales determinar la libre afiliación a las cajas del seguro social, el traspaso de los Servicios Departamentales de Salud (SEDES) al Ministerio de Salud e institucionalizar los cargos en el sistema estatal, entre otras, son algunas de las recomendaciones de las cumbres de salud.

“Hemos hecho un cálculo y para el primer año se requerirá unos 300 millones”, sostuvo Fernando Romero, secretario ejecutivo del Sindicato de Médicos y Ramas Afines (Simra) La Paz, que agrupa a salubristas de los hospitales públicos. El dirigente médico explicó que estos recursos deben servir para equipar los hospitales especializados con tecnología nueva y crear al menos 1.500 ítems para “terminar con los contratos e interinatos, y evitar la fuga de personal”. Se propone también la creación de un control social o fiscalización para que las licitaciones o adjudicaciones en todos los niveles sean transparentes y se acaben con los casos de corrupción y compras con sobreprecio.

El Encuentro Departamental por la Vida y la Salud de La Paz, contó con la participación de unos 750 delegados de sectores sociales, además de profesionales de Salud y técnicos de alcaldías. El evento definirá lineamientos para la implementación del SUS desde enero de 2019. En el encuentro de Oruro, realizado el mes pasado, se planteó la libre afiliación a las cajas del seguro social, el traspaso de los Servicios Departamentales de Salud (SEDES) al Ministerio de Salud la aplicación de la medicina natural y la actualización constante de médicos. Estos encuentros se desarrollan para debatir y diseñar la aplicación del Seguro Único de Salud a partir del próximo año como anunció el gobierno.

Las conclusiones de las reuniones serán trasladadas el gobierno central. Entre los planteamientos figura el incremento del presupuesto de 15,5% actual que reciben los municipios a un 17%, y unificar el sistema de salud con una sola dirección rectora. Se llegó a la conclusión de que la administración actual entre el Gobierno Central, las Gobernaciones y las Alcaldías no alcanzó eficiencia, distrae recursos, duplica esfuerzos, e impide una adecuada atención.

Las conclusiones aportan interesantes datos y argumentos, lamentablemente, son los criterios políticos los que parecen imponerse en las conclusiones por encima de los planteamientos técnicos y especializados. Los dirigentes de los sectores de salud temen que al final se distorsionen las recomendaciones de los “Encuentros por la Salud y la Vida” al que asisten mayoritariamente sectores afines al Movimiento al Socialismo (MAS).