Varias ciudades protestan en Nicaragua contra Ortega y funcionarios lo apoyan

EFE

Marchas multitudinarias en rechazo al presidente Daniel Ortega tuvieron lugar ayer en diferentes ciudades de Nicaragua, mientras en Managua miles de funcionarios y simpatizantes del Gobierno le brindaron su apoyo, en medio de una crisis que ha dejado entre 317 y 448 muertos.

Las protestas contra Ortega tuvieron lugar en los departamentos (provincias) de Masaya, León, Nueva Segovia, Estelí, Río San Juan, así como en la capital, Managua.

La protesta en Managua destacó por su apoyo a los más de 100 médicos estatales destituidos por atender a personas que se han manifestado contra Ortega.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llamó “al Estado a abstenerse de realizar despidos arbitrarios, hostigar, acosar o amenazas a trabajadores de la salud que atendieron a heridos durante las protestas o por expresar una posición crítica al Gobierno”.

En Masaya la población logro manifestarse, pese a actos de intimidación ejecutados por la Policía Nacional, en un intento por evitar la protesta.

En Managua trabajadores del Estado y simpatizantes de Ortega pidieron “justicia y reparación” en favor de los bienes del Gobierno, en una de las marchas más concurridas del oficialismo, que incluyó la exhibición de vehículos del Estado destruidos y dramatizaciones de la crisis, con mofas hacia la iglesia Católica y tributos a los parapolicías.

No se han reportado víctimas en las protestas.

La CIDH y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por “asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura, detenciones arbitrarias y criminalización de manifestantes”, lo que Ortega ha negado.

La liga de béisbol de primera división de Nicaragua se inició en Managua con una concurrencia casi nula en el Estadio Nacional Dennis Martínez, señalado por organizaciones humanitarias nacionales e internacionales de ser guarida de parapolicías del Gobierno, que realizaron “ejecuciones extrajudiciales” contra los manifestantes entre abril y julio pasados.

Las fiestas populares más grandes de Nicaragua, en honor de Santo Domingo de Guzmán, también sufrieron efectos, al realizarse en un ambiente inusualmente sobrio en los barrios orientales de Managua.

El Zoológico Nacional de Nicaragua lanzó un “SOS”, debido al impacto sufrido por falta de visitantes, ya que, a pesar de que puede garantizar el alimento de los animales con las donaciones y presupuesto del Gobierno, teme descuidar el mantenimiento, así como el mariposario, el Centro de Rescate de Animales y el Centro de Reproducción de Animales.

Por su lado, el obispo auxiliar de la arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, lamentó la decisión del popular cantautor nicaragüense Carlos Mejía Godoy de vivir en el exilio, en Costa Rica, por considerar que su vida está en peligro.

El escritor y poeta nicaragüense Ariel Montoya dijo que la situación en su país es insostenible y por ello pidió a la comunidad internacional pasar de las palabras de condena a los hechos, porque Nicaragua, de seguir así, puede caer en una guerra civil.

Ortega, podría hacer un acto de “flexibilidad” y aceptar que las elecciones de 2021 se realicen en 2020, pero nunca en 2019, afirmó, en tanto, el analista político y excandidato a la Presidencia, Edmundo Jarquín.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, también con Ortega siendo presidente.

Las protestas contra Ortega, y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, iniciaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.