Velan en la calle a los dos cocaleros caídos en La Asunta

Dirigentes de Adepcoca y el Cofecay anunciaron que emprenderán una lucha permanente contra el Gobierno del MAS y exigieron la renuncia del presidente Evo Morales. Exigen a Romero entregar al autor intelectual de la muerte de Eliseo Choque y Carlos Vega.

APG

Los féretros de los dos caídos en el enfrentamiento registrado el miércoles, en La Asunta, fueron instalados en la calle frente al mercado de la coca en un barrio de La Paz, donde cientos de productores de coca, visitantes y amigos se acercaron para darles la despedida. En medios de llantos de los familiares, los cultivadores del arbusto anunciaron protestas desde la próxima semana. Los fallecidos fueron identificados como Eliseo Choque Rojas de 31 años y Carlos Vega de 56 años.

Mientras, los dirigentes de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) y el Consejo de Federaciones Campesinas de Yungas (Cofecay) anunciaron que emprenderán una lucha permanente contra el Gobierno del MAS y exigieron la renuncia del presidente Evo Morales.

“Se debe dar con los responsables, el ministro (Carlos) Romero debe presentar a los que los mataron, él sabe quiénes son, queremos justicia para nuestros hermanos caídos”, declararon los dirigentes.

“El ministro Romero ha hecho aparecer en unas horas al autor intelectual (de la muerte) del hermano teniente, ahora también le pedimos que haga aparecer al autor intelectual de nuestros hermanos (cocaleros) muertos”, manifestó, por su parte, el dirigente Sergio Pampa, en declaraciones a radio Compañera.

Eliseo Choque, de 31 años y Carlos Vega, de 54, murieron por disparos de la policía en la región de La Asunta, a 110 kilómetros al norte de La Paz, donde efectivos de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) erradicaban coca sembrada en zonas prohibidas.

Eliseo Choque era viudo y se encargaba solo de cuidar a su hija de seis años de edad. Ayda, hermana de Eliseo, lamentó que la niña haya quedado huérfana por la acción de la Policía en el enfrentamiento.

Indicó que su hermano se fue a trabajar a La Asunta por la falta de fuentes laborales en la ciudad de La Paz. Señaló que Eliseo estaba por unos cinco años en las labores de cultivo de sus cocales.

“Como a un perro lo han matado”, lamentó Ayda. Afirmó que su hermano recibió cuatro balazos y que su cabeza fue destrozada.

Pidió justicia y que las autoridades ayuden con la manutención de la niña que quedó huérfana.

En la misma región de La Asunta murió por un disparo, presuntamente de cocaleros, un teniente de la policía el pasado viernes.

El comandante de la Policía, Faustino Mendoza, señaló que los agentes del orden fueron emboscados por gente armada vinculada a cocaleros y respondieron al fuego.

El máximo líder de los cocaleros de esa región, Franklin Gutiérrez, fue llevado a la cárcel acusado de instigar la revuelta.

Una ley aprobada el 2017 por Morales redefinió las áreas de cultivos legales de coca hasta 22.000 hectáreas para consumo tradicional y en zonas delimitadas. La coca excedente debe ser erradicada de manera voluntaria pero cocaleros de la Asunta se oponen.

Antes aliados de Morales, los cocaleros de esa región ahora son contrarios al mandatario. El otro sindicato de El Chapare ubicado en Cochabamba respalda al gobernante.

Por más de una década Morales lideró al sindicato de cocaleros del Chapare y desde allí saltó a la política para ser elegido presidente en 2006. Cerca de cien mil labriegos están vinculados a ese cultivo que es materia prima de la cocaína.

Bolivia es tercer productor de coca con el 10% de cultivos en el mundo. En primer lugar está Colombia y en segundo Perú.

Defensor del Pueblo ofrece mediación

Por su parte, el defensor del Pueblo, David Tezanos Pinto, se ofreció para ser mediador en el conflicto de La Asunta, en los Yungas de La Paz, a raíz de la erradicación de los cultivos de ilegales de hoja de coca, para evitar más enfrentamientos entre productores y las fuerzas policiales.

“Se convoca públicamente a la pacificación y al diálogo a la dirigencia de los cocaleros de La Asunta, como a los viceministros de la Coca y de Defensa Social en un lugar intermedio que pudiera ser en Yolosa o en Caranavi, nos ofrecemos de mediador”, señaló.

Tezanos Pinto expresó su preocupación por el uso de armas letales en el enfrentamiento del viernes en el que murió el policía y de ayer cuando fallecieron dos productores de coca y otros dos fueron detenidos.

“Se lamenta profundamente la muerte del policía el pasado viernes y de dos comunarios muertos el día 29 de agosto, por lo que se llama a los comunarios a prescindir del uso de estas armas letales bajo cualquier circunstancia”, acotó.

Pacificar Yungas

También la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB), Amparo Carvajal, señaló que su institución está dispuesta a mediar para lograr la pacificación de la región de La Asunta en los Yungas de La Paz siempre y cuando también exista predisposición por parte del gobierno.

Sin embargo, Carvajal dijo sentirse desconcertada por la acusación del ministro de Gobierno, Carlos Romero, en sentido de que ella es patrocinadora de organizaciones criminales.

La presidenta de Derechos Humanos señaló que hasta el momento el Ministro no inició ningún proceso judicial contra ella como correspondería si es que tiene las pruebas necesarias; caso contrario, tendría que hacerle llegar una disculpa.

“Si el gobierno me dice, señora Amparo, presidenta de Derechos Humanos, venga con nosotros, venga con la policía y pongamos orden, claro que voy. Pero si el gobierno me acusa de ser parte de grupos criminales ¿Qué hago yo?”, declaró Carvajal.

Marcha de protesta espera ingresar el lunes a La Paz

Decenas de comunarias de La Asunta se dirigen hacia La Paz en una marcha de protesta por la detención del principal dirigente de Adepcoca, Franklin Gutiérrez, acusado de ser el autor intelectual de la muerte de un efectivo policial.

La caminata se inició el pasado lunes desde la localidad yungueña de La Asunta con el objetivo de llegar a La Paz para exigir al Gobierno la salida de los efectivos de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), a quienes acusan de erradicar sus cultivos de coca pese a que se tratan de plantaciones legales.

La marcha encabezada por mujeres cocaleras arribó ayer al sector de Puente Villa, municipio de Yanacachi del departamento de La Paz, la misma pretende terminar el próximo lunes con su ingreso a la sede de gobierno.

El principal ejecutivo del Consejo de Federaciones Campesinas de los Yungas (Cofecay), Tito Flores, informó que “llegamos aquí con las familias que han sido afectadas por la erradicación de su hoja de coca”.