Villegas, el técnico que hizo de un equipo en crisis el campeón

APG

Varios meses sin cobrar, huelgas recurrentes y una crisis económica persistente no han sido obstáculo para que el entrenador boliviano Eduardo Villegas haya transformado esa adversidad en una fortaleza y que San José de Oruro luzca por cuarta vez en su historia el rótulo de campeón en Bolivia.

Que un equipo con dificultades económicas sea campeón es un casi un imposible en el fútbol boliviano, aunque San José fue la excepción al sumar 53 puntos al conquistar 17 victorias, dos empates y siete derrotas hasta ganar el pasado miércoles el campeonato Clausura.

En una entrevista con Efe, el estratega de 54 años, seguidor de técnicos como Mourinho y Johan Cruyff, mencionó que esta temporada «ha sido excepcional» y el título fue «doblemente satisfactorio» tras los problemas de la institución, que derivaron en que tanto jugadores como el cuerpo técnico llegaran a estar casi cuatro meses sin cobrar sus salarios.

«Nosotros veíamos en el equipo que deportivamente podía rendir mucho», relató Villegas sobre su plantel en el que fueron figuras el delantero colombiano Jair Reinoso, el portero argentino Carlos Franco y los hermanos bolivianos Jair y Didí Torrico, por citar algunos.

Villegas precisó que tras identificar el potencial de sus jugadores, les planteó «dejar de lado» las deudas, al menos «momentáneamente».

El presupuesto que asigna San José a sus jugadores es «distinto» a otros clubes más grandes o mucho más poderosos económicamente, indicó.

«Decidimos en algún momento no parar porque necesitábamos seguir entrenando, jugar los partidos y ganarlos, y así fue», rememoró el que es considerado el entrenador más ganador del fútbol de Bolivia.

El técnico tiene el antecedente de haber conquistado tres títulos con The Strongest de La Paz, uno con Universitario de Sucre y otro con Wilstermann de Cochabamba.

Este estratega nacido en Cochabamba ha cosechado seis campeonatos en los últimos diez años, lo que equivale a que los hinchas bolivianos están acostumbrados a que Villegas sea campeón con un equipo cada 18 meses.

«Este torneo ha sido uno de los más difíciles, porque tuvimos impagos, en algún momento, cerca de cuatro meses. Era muy duro, muy duro».

Eduardo Villegas

Villegas no se ha cansado de elogiar la actitud de sus jugadores, que considera fue de «mucha madurez y de mucho profesionalismo» a lo largo de las 26 jornadas disputadas en el Clausura de 2018.

Parte del éxito tiene que ver con la manera en que el adiestrador plantea los partidos, que pasa por el desempeño defensivo como una prioridad, la pronta recuperación física de los jugadores después de cada lance y la toma de decisiones autónomas en cada duelo.

«Hemos hecho hincapié en la parte psicológica de los jugadores, de motivarlos, de alentarlos, de darles una función dentro de la cancha muy flexible», acotó.

Villegas señaló que durante los entrenamientos dedica muchas horas a corregir, sugerir y repetir los ejercicios todo lo necesario.

A juicio del entrenador, un partido de fútbol tiene mucho de parecido con las técnicas militares de guerra, donde «primero hay que defenderse y después atacar» cuando el adversario está algo herido.

«Alguna gente me ha criticado porque consideran que soy defensivo. Pero si soy defensivo y he ganado seis títulos, (eso) me respalda mucho más y me convence de que eso es lo correcto», enfatizó.

Por ello, no dudó en aseverar que «hay que cuidar primero el arco» y que «hay que cuidar la defensa», ya que lo demás debe trabajarse sobre esa base que consideró fundamental.

Aunque su visión ha sido construida en base a la observación de lo que ha hecho muchos técnicos, en lo defensivo no duda en rescatar la impronta del portugués José Mourinho cuando dirigía al Inter de Milán y en el ataque del estilo del Barcelona de Johan Cruyff que luego perfeccionó, a su juicio, Pep Guardiola.

Pese a ser el técnico más ganador de Bolivia su nombre no ha sido tomado en cuenta para ser seleccionador nacional, salvo algún corto periodo a causa de una acefalía en el puesto.

Consultado sobre si su último logro es un aviso para que los actuales dirigentes del fútbol de Bolivia se fijen en él y pueda así dirigir la selección boliviana, recordó que gran parte de su éxito fue gracias su experiencia en La Paz, habitual sede de los partidos de la Verd.

Un aspecto que a juicio de Villegas «debe ser considerado» si es que el país busca nuevamente clasificarse para un mundial.