Violencia policial provocó reacción de manifestantes

Universitarios denunciaron que en su sector hubo heridos e intoxicados por la profusa gasificación policial. Diez detenidos y 5 policías heridos. La Policía secuestró vehículo de la UPEA usado para distribuir bombas molotov a manifestantes.

APG

Gases, golpes con escudos, petardos, bombas molotov, es el resultado de una nueva jornada de protesta universitaria exigiendo mayor presupuesto para la UPEA.

Diez personas fueron detenidas y cinco policías resultaron heridos ayer en La Paz en choques entre manifestantes y efectivos del orden durante una protesta de estudiantes que intentaban acceder a la plaza Murillo, donde se encuentran las sedes del Gobierno y el Parlamento de Bolivia.

Los policías lanzaron gases lacrimógenos y potentes chorros de agua a presión para intentar dispersar a los universitarios, que respondieron con detonaciones de petardos y arrojándoles bombas molotov y piedras.

En la refriega resultaron heridos cinco agentes, uno de ellos “de gravedad” al haber sufrido quemaduras en la pierna izquierda causadas por una bomba molotov, señaló el viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga.

Cuatro universitarias y siete universitarios fueron conducidos a la FELCC en calidad de arrestados por “llevar petardos, huevos y otros objetos contundentes”, afirmó un Coronel de la policía.

El dirigente Franz Contreras y miembros de la directiva de la FUL alteña, expresaron que “ellos no están pidiendo palacios suntuosos, autos blindados, aviones, o entradas para el mundial de Rusia, estamos reclamando que el gobierno cumpla con el artículo 93 de la Constitución Política del Estado y se modifique la Ley 195 de coparticipación tributaria, el gobierno de Evo Morales Ayma prosigue reprimiendo a los universitarios, docentes y administrativos de la UPEA”.

El rector de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), Ricardo Nogales, denunció que fueron infiltrados los que provocaron las confrontaciones violentas con la policía en la jornada de ayer y que trajeron como consecuencia la detención de 10 estudiantes y un vehículo oficial de la casa superior de estudios.

Nogales afirmó que aquellas personas que fueron vistas lanzando bombas molotov y otros explosivos no pertenecen a la UPEA y que se trata de infiltrados que pretenden generar disturbios entre estudiantes y policías.

“Hemos visto que en las cámaras que no son estudiantes del a UPEA; ya se están viralizando de que en las marchas tienen que estar con sus matrículas para que no se incruste gente que quiere que no peleemos entre la universidad y el gobierno, hay gente infiltrada seguramente con afanes políticos”, dijo el rector.

La autoridad lamentó que la jornada de ayer haya sido tan violenta y denunció persecución hacia su persona.

“Han debido ver como en los medios de comunicación y el whatsapp, de que yo había renunciado que nunca he renunciado pero esto tiene doble sentido parece que hubiera persecución hacia mi persona y también denuncio que cualquier cosa que me pasara son responsables los que han hecho los memes y también el gobierno nacional”, remarcó.

Sobre el diálogo, Nogales señaló que se está analizando la convocatoria del gobierno a reinstalar las mesas de negociación, pero que esto depende de todos los estamentos que conforman la universidad incluyendo a quienes se encuentran en huelga de hambre.

Reiteró que la propuesta de 70 millones de presupuesto no es sostenible, pero que en búsqueda de diálogo ya se enviaron dos notas a autoridades gubernamentales.

“Esta mañana (ayer) nos han enviado una nota (los del gobierno), pero con condiciones y no puede ser con condiciones, de que se abre el diálogo y se detienen las movilizaciones ya que hay una resolución de que tiene que estar movilizado hasta que se resuelva el problema”.

Estudiantes y autoridades de la UPEA protestaban en puertas de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen y denunciaron que todavía no se conoce bajo que acusación fueron detenidos los 10 universitarios y que desconocen en qué estado se encuentran los mismos.

Por su parte, el representante de los administrativos indicó: “la verdad es que este gobierno no entiende que la UPEA necesita mayor presupuesto porque cada año aumentan alumnos, no aceptamos se pida diálogo y se exija suspender las manifestaciones, es un chantaje, vamos a salir a las calles esta vez acompañados de organizaciones sociales como la Fejuve alteña, campesinos de Achacachi y de otras provincias, gremialistas, que se solidarizaron con su universidad, pedimos a los habitantes de la ciudad de La Paz acompañen nuestras movilizaciones y con cámaras fotográficas y celulares filmen a quienes reprimen a nuestros heroicos alumnos”.