Vizcarra: Perú no “sacrificará” lucha anticorrupción por evitar confrontación

Presidencia Perú

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, reafirmó su posición abierta a dialogar y concertar con sus opositores, si bien advirtió que eso en ningún caso implicará el “sacrificio” de la lucha anticorrupción solo por el “afán de evitar la confrontación”.

Así de categórico se mostró el mandatario en un encuentro con la prensa extranjera acreditada en Perú, ante la que expresó su visión sobre la profunda crisis política, judicial e institucional que afronta el país y, particularmente, la situación de sus principales opositores: el partido Fuerza Popular y su líder, Keiko Fujimori.

“No podemos sacrificar la lucha anticorrupción por el afán de evitar la confrontación”, remarcó Vizcarra al explicar su postura ante los recientes pedidos del fujimorismo de desarrollar “una agenda de reencuentro nacional”.

Ese pedido se dio en el contexto del inicio, la semana pasada, de una audiencia judicial para determinar si Keiko y diez de sus colaboradores cercanos cumplen una prisión preventiva por 36 meses mientras se les investiga por un presunto lavado de activos.

En paralelo, los casos del exjuez César Hinostroza, al que Fuerza Popular defendió públicamente pero que huyó, hasta que fue detenido en España, y el Fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, acusado de pertenecer a una red de corrupción judicial y al que el Congreso con mayoría fujimorista mantiene en su puesto a pesar de las críticas, han agravado la ya mala relación entre el Ejecutivo y la oposición.

El pasado martes, un día antes de que empezara la vista del pedido fiscal para que sea enviada a prisión, Keiko pidió que no se siga “buscando la culpa en los demás” y que se mire “hacia adelante”, por lo que exhortó al término de “esta guerra política”.

Vizcarra, quien hasta la fecha no se había pronunciado sobre este asunto, expresó extrañado que ser “concertador y dialogante” forma parte de su talante, y el de su Gobierno en pleno, por lo que señaló que las propuestas de diálogo no han salido de Keiko, sino del Ejecutivo.

“La propuesta (…) la hicimos durante la asunción del Gobierno. El problema es que siete meses después, recién se acercan al diálogo. Esa propuesta está puesta en la mesa los siete meses que llevamos, y después de ese tiempo ahora nos dicen vale”, indicó.

En ese sentido, pidió que de una vez por todas se pase “de la teoría a la práctica” y recordó que mientras Fujimori pedía diálogo, el país entero conoció, a través de la difusión de mensajes internos de Fuerza Popular, el trato y los “adjetivos más duros entre políticos” que ese partido le dio al mandatario.

En cualquier caso, Vizcarra reafirmó su voluntad para establecer bases de “diálogo amplio” con la oposición, cuya única línea roja será la lucha anticorrupción y las medidas de reforma legal que impulsa para ganar esa batalla.

“En los aspectos de desarrollo e igualdad, (este) es un Gobierno concertador y que busca la armonía entre peruanos”, dijo.

Al mencionar otros temas de la agenda política de Perú en las últimas semanas, como la revocación del indulto al expresidente Alberto Fujimori y los intentos del Congreso de fallar una norma que habilite su liberación, Vizcarra volvió a mostrarse a favor de una ley que permita la prisión domiciliaria para adultos mayores.

Más allá de esos asuntos políticos, el gobernante también aprovechó para detallar que el objetivo de crecimiento económico para su país durante este año es del 4 %, para lo que se está poniendo mucho esfuerzo en la “ejecución de la inversión pública” y en los llamados a que “se concreten proyectos de inversión privada”.

En un tono optimista, Vizcarra apuntó que bajo su Gobierno, y pese a los graves problemas políticos, “la inversión privada se ha incrementado de forma significativa”, lo que muestra “la confianza del capital extranjero en el país”, según dijo.