Waters lamenta no ver contaminación en Amazonía de Ecuador por “obstáculos”

EFE

El músico británico Roger Waters se quejó en Quito de que “ciertos altos círculos de Gobierno” en Ecuador trataron de impedirle que visitara la Amazonía y que por ello llegó tarde el lunes como para ver uno de los pozos donde hace décadas se produjo una severa contaminación petrolífera.

“Definitivamente no querían que fuera a la selva con Steven Donziger porque es persona non grata en ciertos altos niveles del Gobierno en este país”, dijo el músico de 75 años en una rueda de prensa en la que alabó a las personas de Ecuador que luchan contra la petrolera estadounidense Chevron.

Se refirió al abogado estadounidense que representa a los pueblos indígenas de la Amazonía ecuatoriana en su batalla legal por varios países para conseguir que el consorcio petrolero les indemnice por la contaminación, en un litigio que dura más de veinticinco años.

En sus declaraciones, Waters acusó a esos círculos de gobierno de supuestamente ponerle obstáculos para que no llegara a tiempo hasta el pozo Aguarico 4.

“Tuvimos que cortar el viaje porque perdimos una hora, porque determinadas personas no quisieron que visitara Ecuador en general y, definitivamente, no querían que fuera a Lago Agrio y que hablara a mis amigos”, apostilló.

El viaje del cantante, que interrumpió brevemente su gira “Us + Them” por Latinoamérica para visitar el país amazónico, se vio retrasado porque la Aviación Civil no permitió que su avión aterrizara en Lago Agrio, con el argumento de la falta de documentación.

Finalmente, con los permisos gestionados, el fundador de Pink Floyd pudo aterrizar y se reunió con una veintena de afectados.

En la rueda de prensa, en la capital ecuatoriana, destacó que este “es un caso fundamental para todo el mundo”, porque “el mundo debe decidir en algún momento si la ley está ahí para servir a los pueblos o para servir el insaciable apetito de los oligarcas y de las corporaciones”.

“Claramente, cuando finalmente el caso llegue a una conclusión y Chevron repare a las víctimas supondrá todo un espaldarazo al cumplimiento de la ley”, sentenció.

La Justicia ecuatoriana dictó hace años que la estadounidense pagara a los afectados más de 9.000 millones de dólares en compensación por daños y perjuicios.

A Chevron se le responsabiliza de ese desastre natural como heredera legal de Texaco, petrolera a cargo de la explotación en esos campos entre 1964 y 1990.

La estadounidense niega las acusaciones y responsabiliza del vasto derrame al Gobierno ecuatoriano, al que dejó el yacimiento tras abandonar el país.

Waters aseguró que el testigo principal de Chevron reconoció que se preparó durante 53 días para declarar en la corte a favor de la empresa y que recibió por eso dos millones de dólares, “lo que significa que su testimonio fue totalmente falso”, aseveró.

El artista, defensor de diferentes causas planetarias, dijo que su motivación por defender ésta y otras cuestiones surge de las enseñanzas de sus padres.

“En algún punto de nuestras vidas tenemos que preguntarnos: ¿creo o no creo en los derechos humanos?, si lo hacemos, la respuesta es clara y si no, igualmente la respuesta es clara”, manifestó.

Concluyó asegurando que uno de los recursos más preciados que puede tener un país es su biodiversidad, e hizo un llamamiento para que la sociedad se una a esta lucha de protección.

“El Yasuní (reserva amazónica ecuatoriana) es una gema de las más importantes del mundo, tienen que proteger que ese parque nacional quede libre de explotación”, zanjó.