Wilstermann pide sanciones por insultos racistas contra el brasileño Serginho

APG

Wilstermann presentó un reclamo ante la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) por los insultos racistas contra el brasileño Serginho lanzados desde la tribuna del Destroyers en el partido disputado entre ambos equipos el fin de semana en Santa Cruz.

El presidente del Wilstermann, Grover Vargas, dijo a los medios que ya presentaron ante la FBF los antecedentes de “los malos momentos que hace pasar la hinchada de Blooming” a los jugadores aviadores, “especialmente a Serginho”.

“Ningún acto de racismo puede ser bien recibido, ustedes saben que la lucha es frontal a nivel mundial, no solamente en el deporte, sino en la vida misma”, manifestó Vargas.

El dirigente sostuvo que “esto no puede volver a pasar”, por lo que pedirán “el máximo castigo” para el equipo y “la gente que ocasiona todo esto”.

Vargas también lamentó que “no es la primera vez” que ocurren estas cosas en Santa Cruz y eso “es lo que nos alarma”.

A causa de los insultos, Serginho abandonó la cancha cinco minutos antes de que concluyera el partido el domingo entre Wilstermann y Destroyers en la fecha 13 del torneo Apertura.

Políticos y deportistas han expresado durante su solidaridad al brasileño, que en agosto de 2018 ya denunció haber sido víctima de insultos racistas de parte de hinchas y de un jugador de Destroyers en un partido del torneo local.

El presidente Evo Morales expresó en Twitter su solidaridad con Serginho, quien “abandonó ayer la cancha, a modo de protesta, tras recibir insultos racistas de parte de malos hinchas”.

“El fútbol es un deporte que une a los pueblos, no debemos permitir que se manche con estos actos discriminadores”, escribió el gobernante boliviano, que es un gran aficionado al fútbol.

El seleccionador de Bolivia, Eduardo Villegas, sostuvo que es “totalmente reprochable” lo ocurrido y consideró que con la tecnología que se cuenta ahora se podría identificar puntualmente a los agresores para “sentar un buen precedente”.

The Strongest expresó en un comunicado su repudio contra “todo acto de discriminación y racismo en el fútbol boliviano” y manifestó su disposición a sumar esfuerzos con otros clubes para poner “punto final a estos hechos retrógradas y bochornosos”.

También en un comunicado, Blooming condenó estos hechos y aseguró que los seis extranjeros que militan en sus filas han sido acogidos con respeto.