Zozobra en torno a la sentencia de la CIJ a emitirse el 1 de octubre

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, mostró inquietud sobre la sentencia de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, en torno a la demanda de Bolivia.

Expresó, si el caso se decidiera por “exhortar a que se negocie” entonces la situación se volverá complicada, por cuanto tendremos que esperar muchísimos años, 10, 20 o más años para que concluyan las mismas y se ponga en conocimiento de Perú, si se llega a una satisfactoria solución”.

Por su parte, el exvicepresidente Víctor Hugo Cárdenas, mostró dudas respecto a que la CIJ favorezca a Bolivia, toda vez que Chile, reiteradas veces restableció relaciones diplomáticas sin resultado favorable a nuestro país, debe quedar en claro que a los chilenos lo que realmente les interesa son las relaciones comerciales, enfatizó.

El expresidente Jaime Paz Zamora, a tiempo de ingresar a la “Casa del Pueblo”, señaló “estoy preocupado, a ver si el Presidente tiene mejor información”, dando a entender que la demanda no es como la pinta el gobierno.

Analistas políticos señalaron: “No podemos hablar de triunfo, si solo debemos volver a dialogar como lo hacíamos hasta el gobierno de Víctor Paz Estenssoro y éste rompió relaciones diplomáticas y luego en 1962 volvimos a restablecer relaciones diplomáticas con nombramiento de embajadores que solo sirvió para que Chile desvíe el Río Lauca, se volvió a romper relaciones diplomáticas, el 8 de febrero de 1975 en el encuentro entre los dictadores Augusto Pinochet Ugarte y Hugo Banzer Suárez, “Abrazo de Charaña”, se había llegado a un pre-acuerdo entre ellos, a espaldas del pueblo boliviano, Chile había propuesto el “canje de territorios en forma simultánea con Bolivia” y según dirigentes cívicos de ese entonces, de Potosí, Pinochet habría ido más allá, al pedir se le otorgare las aguas de los Lípez para irrigar el norte de Atacama, el pueblo boliviano, movilizado, exigió se rompa relaciones diplomáticas, hecho que acaeció el año 1978, por lo que “hablar de negociar” es muy delicado, comprometedor y que el pueblo boliviano merece ser informado desde cuándo se había acordado esa fórmula, de todas formas tenemos que esperar la sentencia”.